miércoles, 25 de febrero de 2015

Aclamada compañía de danza cubana debuta en Estados Unidos


Se llama Havana Rakatan. Son 8 músicos y 16 bailarines que han recorrido el mundo contando la historia de la isla a través de su danza y sus inconfundibles ritmos.
Y, en medio de la normalización de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, la presentación de Havana Rakatan pone de manifiesto lo que podría ser un mayor intercambio cultural entre ambos países.
El grupo que fue fundado en el 2001 por la bailarina y coreógrafa Nilda Guerra. Tuvo su debut internacional en el teatro Peacok de Londres en el 2007 y ahora es uno de los invitados al festival de danza “A Bailar” realizado por el teatro New York City Center.
Yoanis Reinaldo Pérez, director de ensayos y uno de los bailarines de la Escuela Nacional de Arte de La Habana, aseguró a CNN que llegar a Nueva York era algo que estaban esperando hace muchos años.
“Queríamos venir pero bueno, las cosas no se dieron y ahora estamos acá, todos nos sentimos muy contentos de llegar hasta esta que para mí es la ciudad del baile, de los grandes musicales”, dijo a CNN.
En algo más de dos horas, los artistas derrochan toda su energía para resumir los 500 años de historia de la isla en una fusión que comienza con ritmos africanos, pasando por el flamenco, hasta llegar a la rumba que los cubanos han convertido en su patrimonio.
Los bailarines explican que la música y la danza hacen parte de la esencia de los cubanos. “Eso lo llevamos en la sangre, en el cuerpo. Es como algo que hierve en nuestro cuerpo, es la sangre que hierve como el agua, es natural”, asegura Kenia Margarita Anaya Salazar, quien lleva 12 años bailando con el grupo.
El espectáculo es acompañado por la presentación en vivo del Septeto Turquino, una agrupación originaria de Santiago de Cuba que, con una impecable fusión musical, se encarga de transportar a los espectadores por toda la historia musical de la isla.
”La compañía musicalmente es un viaje a través de la música cubana desde la creada por nuestros ancestros, pasando por los años 30, 40, 50, donde se ejecutó el mambo, donde surgió el chachachá, hasta los días de hoy donde se puede disfrutar de la danza, la salsa, el bolero y hasta reguetón, dentro de la composición musical de Rakatan”, explica Rolando Ferrer Rosado, director del Septeto Turquino.
Las presentaciones de grupos como este forman parte de los intercambios culturales que se han realizado entre los dos países desde hace varios años y que podrían aumentar gracias a la paulatina normalización de las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba.
Haciendo honor a su espectáculo, los integrantes de Havana Rakatan creen que su debut en el City Center de Nueva York, es una histórica coincidencia que les permite aportar un grano de arena en la nueva era de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.
“Este momento resulta atípico dentro de todas  las cosas que habían pasado entre las relaciones de nuestros países y queremos aprovecharlo y definitivamente estamos aquí para aportar ese granito”, concluye el director musical Rolando Ferrer Rosado.

Tomado del Portal CubaSí

martes, 24 de febrero de 2015

Review: Ballet Rakatan Delivers Sizzling Cuban Moves


When the Cuban choreographer Nilda Guerra named her company Ballet Rakatan, she created a word to sum up her vision. For her, “Rakatan” refers to rhythm, power and movement. But witnessing the dynamic, ardent members of her company in “Havana Rakatan” brings to mind another word: seduction. Her lively dancers flirt — with one another, with the audience — like there’s no tomorrow.

“Havana Rakatan,” from 2007, performed on Wednesday at City Center as part of A Bailar: Dance at the Center, a journey through Cuba’s music-and-dance history from its folk foundations to today. Throughout the adventure, Ms. Guerra demonstrates ways in which those forms are both distinct and inherently linked and, in the end, how persuasively they capture the rhythm of sound and of the body.

With the recent shift in American-Cuban relations, the presentation, offered in association with Sadler’s Wells London and Congas Productions, is also timely. How will the culture shift and change in Cuba in the months to come? Who is making daring choreography? Will there be a revolution in dance? There are few signs of that here. Despite wonderful performances — especially by the agile, statuesque Yoanis Reinaldo Pelaez Tamayo — and the splendid Cuban son band Turquino, Ms. Guerra’s “Havana Rakatan” settles for a revue sensibility, especially in the second half.

In an early section, “Afro-Flamenco,” she explores the merging of Spanish and African forms in which Ana Rose Meneses Arocha, a flamenco dancer in a ruffled red dress, came face to face with a group of bare-chested men whose earthy movements watered down her emphatic gestures. She was overpowered; the pounding of her heels was nearly inaudible, yet the contrasting styles revealed the attack and surrender found in Cuban dance.

Ms. Guerra’s quest to be conventionally entertaining is her downfall. In the first act, “Havana Rakatan” relates a loose story in which Mr. Tamayo and Kenia Margarita Anaya Salazar, his bride, leave the safety of the countryside for Havana, where they find themselves in the middle of a predictable street fight. A more bizarre moment occurs later when Yarima Rodriguez Valenciano, a witch-doctor figure, casts a spell on Mr. Tamayo that transforms him into a disembodied zombie with an arched back, his shoulders and arms dangling forward. As he progresses with clipped, shuffling steps, his lean body takes on an odd and eerie shape.

As the second half zips through time, paying homage to mambo, the bolero — Ms. Valenciano shows a more sensual side here — and the rumba, we see the way motion ripples up and down the spine, the sweet swagger of the men and, on a more off-putting note, the backup-dancer groupings of the women. A male trio, “Proposiciones,” described as exploring “the eternal dialogue between jazz and postmodern dance,” is an acrobatic, overly expressive castoff.

But perhaps it’s wrong to take “Havana Rakatan” too seriously. In a way, this is what you need to know: It’s all about the hips, and it sounds like summer.

Tomado de The New York Times

domingo, 8 de febrero de 2015

Compañía cubana Havana Rakatán se presentará por primera vez en New York (+video)



Santiago de Cuba, 8 feb.- Con ritmos seductores y contagioso bailes, una síntesis de la riqueza musical de 500 años que existe en la mayor nación del Caribe, la compañía cubana Havana Rakatán, que dirige la coreógrafa Nilda Guerra, se presentará por primera vez en New York City Center, del 18 al 22 de febrero, como parte del festival de música latina A Bailar: Dance at the Center

*****¿Dónde comprar las entradas?*****

En la cita participan otras dos aclamadas agrupaciones a nivel mundial (espectáculos m¡longa, del coreógrafo belga Sidi Larbi Cherkaoui, y Voces, Suite Flamenca, de la estrella Sara Baras) e incluye, además de numerosos espectáculos musicales, clases de bailes y talleres, donde se explorarán la riqueza de la cultura latina y su trascendencia internacional.


Fundada por Nilda Guerra, Havana Rakatán explora la historia musical de Cuba, e incluye en sus presentaciones géneros como el mambo, el sol, la salsa, cha cha cha, entre otros.  
El espectáculo de Havana Rakatán lo integran bailarines de esa compañía mientras que la parte musical la aporta el santiaguero Septeto Turquino, uno de los conjuntos más importantes de la trova tradicional cubana.



Su director, Rolando Ferrer Rosado, explicó a Sierra Maestra que interpretarán temas antológicos de la cultura cubana, entre ellos el famoso Mambo número 5, de Dámaso Pérez Prado, y El Manisero, de Moisés Simons, y otros de su autoría, como Pa´que me quieras (Cha cha cha) y Changüí Para bailar.


Julio Enrique Padrón Veranes también actuará, junto al Septeto Turquino y los bailarines de Havana Rakatán, en el festival A Bailar: Dance at the Center

En A Bailar: Dance at the Center, la compañía Havana Rakatán compartirá escenario con el consagrado trompetista cubano Julio Enrique Padrón Veranes, sonero de corazón y virtuoso jazzista, matancero que ha actuado junto a otros virtuosos como el Show Man de Cuba, Bobby Carcassés, e integró el Septeto Nacional Ignacio Piñeiro y el grupo Irakere.

Havana Rakatán, que por primera vez actuará en Estados Unidos y que constituirá la primera presentación de artistas cubanos por contrato de trabajo en esa nación en más de 50 años, explora las raíces de la música y bailes cubanos. Se mitre del mambo, la rumba, el son, el flamenco, así como del jazz, la salsa, y ritmos afrohaitianos, y los adereza con corrientes más contemporáneas.

La compañía se creó en 2001 y tuvo un debut internacional arrollador en 2007, en el teatro Peacock de Londres, y desde entonces ha viajado y presentado su talento un varios escenarios de todo el mundo.

El virtuosismo de sus bailarines, la mayoría graduados de la Escuela Nacional de Arte, combinan de manera armoniosa y sorprendente con las actuaciones en vivo del Septeto Turquino